miércoles, 22 de octubre de 2008

El oasis...

Esta mañana, pasando por una calle del barrio y después de aparcar el coche no con pocas dificultades para conseguirlo, mi vista no ha podido dejar de ver un gran cartel pegado en una pared, era de un color rojo intenso, rojo provocativo, color provocativo donde los haya. Se notaba que estaba hecho para que no pasara desapercibido, esa era su meta supongo. Las letras grandes y de un color negro, tipo crespón funerario.
Quizás por todo eso y por que en una de sus esquinas ondeaba una pequeña bandera de color rojo y gualda, bandera de un país de los que se suponen del primer mundo. Mis ojos no pudieron negarse a leer ese mensaje aterrador, advirtiéndonos del holocausto que suponía para el país la llegada de tanto emigrante.
Para convencernos de su gran verdad, decía que en este país había suficiente mano de obra barata (Nacional, claro) y que no se debía permitir la entrada a ningún emigrante mas.
El cartel terminaba convocándonos a todos a una gran manifestación, para que nunca mas e inmediatamente, se cerraran las fronteras a cualquier persona que quisiera entrar en el, con la intención de trabajar, pues esa seria la perfecta formula para solucionar todos los problemas de paro y pobreza de su mas que grande España.

Esta mañana, pasando por una calle y después de aparcar el coche, eso si con muchas dificultades para hacerlo, Mi vista se ha nublado al ver un cartel enorme de color rojo con grandes letras negras. Después de leer e intentar comprender toda aquella información que me estaban dando, he sentido vergüenza ajena, he sentido rabia, impotencia, pero sobre todo me he sentido más apátrida que nunca.
Mis manos han actuado solas y sin pensarlo dos veces no he podido contener esas ganas tan grandes de arrancarlo de esa pared, mientras una voz me advertía, que tuviera cuidado no fuera que estuvieran viéndome.
Ante dicha advertencia, mis ojos han mirado a la persona que me hacia ese comentario y sin contestarle he arrugado el gran cartel, he seguido caminando y delante de una papelera antes de tirarlo , me he dado cuenta del gran miedo que aún hoy en día existe a pensar y actuar según te dictamine tu corazón, libremente y sin miedo.

Esta mañana paseando por la calle, he dudado de si mi actuación era la correcta. Y me he dado cuenta que aquel o aquellos que pegaron el dichoso cartel, seguramente no han tenido ninguna duda al hacerlo, por lo tanto, he sentido un gran alivio y me he quitado ese absurdo sentimiento de culpabilidad. Yo tan solo he arrancado un cartel, mientras ellos siembran el miedo i la intolerancia a toda la sociedad. Cosa que están consiguiendo.
Ahora escribiendo esto, me siento solo, como si hubiera perdido a alguien por el desierto y la única esperanza que me queda es contactar con el oasis que todos tenéis dentro.

VICENÇ…..

2 comentarios:

Iván dijo...

Tienes muchísima razón, siempre se buscan los culpables entre los que más nos necesitan (y viceversa).

Un saludo. Y si sigues escribiendo así entraré mucho más a menudo.

Gracias

vicenç dijo...

Hola Ivan.
Muchas gracias por entrar e interelacionarte conmigo, aunque sea por esta via, no sabes cuanto te lo agradezco pues a los amigos siempre y digo siempre, se les hecha un poco de menos cuando no se tienen noticias de ellos.
Un beso ....

VIcenç.............